Por la pandemia, Laura y Juan tuvieron que aplazar dos veces la fecha de la boda y luego por motivos personales, tuvieron que adelantarla. Si esto no es amor…  A pesar de todo, nunca perdieron la ilusión ni la sonrisa y finalmente pudieron celebrarlo el pasado 12 de marzo.

Laura llevaba un sencillo y femenino vestido de Jesús Peiró, zapatos de Flor de asoka y tocado de Anaida y el ramo de Ulilove. Juan,  siempre sonriente, con un elegante traje oscuro.

boda-juan-y-laura-12.3.22-capilla-y-flores-crazyloveshot1f9c7b42-64aa-488c-b4fe-2bb739a98ce3

La ceremonia religiosa se celebró en la capilla en una preciosa y soleada mañana de marzo.

Durante la ceremonia, las miradas cómplices y demostraciones de cariño y emoción fueron constantes, como lo habían sido durante todo el largo proceso hasta el día de la boda, según nos comenta Eloísa su wedding planner.

A la salida de la capilla, les esperaban sus invitados y en las fotos se aprecia la alegría del momento.

La decoración con mucho cariño y detalle, la realizó su amiga Paula Arroyo.

A continuación el cocktail y el almuerzo, se celebraron en la Casa de las flores. Una de las comodidades de celebrar la ceremonia en la capilla es que se puede ir andando a la zona de cocktail y no se pierde ni un minuto de un día tan importante en traslados.

Muchísimas gracias a Laura y Juan por compartir con todos nosotros estas fotografías fabulosas realizadas por CrazyLoveShots.

Si quieres más información sobre La Quinta de Illescas, click aquí.